Originales y versiones

Versionar puede ser todo un arte. Picasso agotó las posibilidades con el almuezo sobre la hierba y con las Meninas. En ámbitos particulares de la música las versiones son práctica consustancial: antes era necesario acudir a un concierto para disfruta de la música, una posibilidad reservada para pocos y entonces no era necesario que el interprete fuese único, un clásico debía sonar como siempre. Pero hoy la tecnología nos permite escuchar a Mozart en cualquier lugar y versionar se convirtió en un objetivo del mercado. Podemos escuchar a madame Butterfly interpretada por Maria Calas, por Victoria d elos ängeles opor Renata Scotto entre otras y en este sentido específico la interpretación puede ser un motor de la creatividad. Esta situación es comparable a la posibilidad del pintor de copiar un original como el caso d ela nueva Gioconda. Pero estas acciones individualizadas que actualizan la obras  tienen una naturaleza diferente de la otorgada por la reproducción mecánica. La tecnología ha permitido reproducir tanto la música como la pintura haciendo cotidiana una experiencia que alguna vez fué única. De contemplar a exhibir, de escucahr a oiry delo irrepetible a lo masivo. Estos cambios no fueron gratuitos, cambiaron nuestra interpretación del arte Versionar puede promover un arte huero.Las reinterpretaciones se multiplican como necesidad del  mercado no de la creatividad. Hay versiones de todo y en todas las manifestaciones del arte. en la plástica se les ha dotado de significados y argumentos, las apropiaciones son en ocasiones irreverencias a los originales. Para el público joven es creciente la desvinculación  de los originales para crear una nueva cultura más proxima al consumo y apartada de su origen, una creciente desnaturalización delas expresiones culturales qeu se degradan para convertirse en señales reforzadoras del consumo.

Walter Benjamin teorizaba sobre la desaparición del aura en la obra de arte: una realidad de la experiencia estética que imprime a una obra original una cualidad inaccesible, comparable a lo sublime, de similar naturaleza de la emoción frente a lo sagrado, y es en esta condición donde el arte encuentra su máximo valor cultural.

Multiplicar define la naturaleza de la realidad postinductrial, sustentada sobre la falsa democratización de los bienes. La serialización de las expresiones culturales es parte de la desacralización de la cultura moderna. La sociedad puede expresarse a través de esta sobreabundancia del arte pero su mediocridad no será útil para hacer valer ideas y derechos. Reproducciones y versiones que nos saturan y nos desvinculan de los grandes relatos construídos en la modernidad son una forma de degradar y destruir las grandes utopías construídas sobre el caracter sublime del arte.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0
Obra sobre papel
Publicaciones
Blog de arte
Bitacoras.com