ARTE Y ÉTICA: Los artistas no piensan solo producen.

Parece que ya podemos practicar el arte eticamente, porque el Instituto de Arte Contemporáneo, que desde su fundación tiene por objetivo "consolidar  la imagen positiva del sector profesional del Arte Contemporáneo de cara a la sociedad", que buena falta le hace, ha comenzado por las formas, redactando un código deológico para el sector. El código comienza por una declaración de principios, una formalidad que habla de derechos incuestionables tan generales que son parte de la constitución. A lo largo del texto también encontramos  referencias a muchos derechos y obligaciones que tampoco son novedad, porque hace tiempo que están regulados por la legislación como el caso de los derechos de propiedad intelectual. Lo interesante de este documento es el modelo de partida, ya que define actores y funciones dentro del mundo del arte.  La primera idea que se desprende deste modelo es la relación de dependencia de los artistas con los intermediarios. El artista es definido a través de su función de productor, el perfil mas artesanal de su trabajo, "el artista es el productor de obras que son interpretadas, exhibidas y comercializadas por otros profesionales", eso es todo. Es la conceptualización mas inmoralmente reduccionista de todo el texto porque dicho código, se esfuerza por definir muy bien a todos los actores. En el caso del comisario se dice que su trabajo es: "investigación, concepción, contextualización y materialización del proyecto expositivo estando imbuído de una gran responsabilidad social y cultural" y termina haciendo referencia a su misión indispensable para el enriquecimiento del pensamiento , difusión y comprensión del arte y la cultura siendo el comisario una especie de héroe intelectual del arte contemporáneo. Los sesgos de este código son tan evidentes que lo único que lo justifica es la medida de la arrogancia de las autoridades morales que  lo han  redactado.  Si así con las formas los artistas ya no necesitan pensar. 

 

 

Etiquetas: <a href="http://bitacoras.com/canales/arte" rel="tag">arte</a>, <a href="http://bitacoras.com/canales/ética" rel="tag">ética</a>, <a href="http://bitacoras.com/canales/código+deontológico" rel="tag">código deontológico</a>, <a href="http://bitacoras.com/canales/artistas" rel="tag">artistas</a>, <a href="http://bitacoras.com/canales/operadores+del+arte" rel="tag">operadores del arte</a>

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Carlos Maño (lunes, 11 julio 2011 11:27)

    Leyendo tu texto, me ha venido a la mente un carnicero que se mete en política para poder ser alguien conocido y reconocido, a costa de sus actuaciones con dinero ajeno, ideas ajenas etc,,,,y creo sinceramente que esta pandilla de parásitos ( la gran mayoría ) que pululan alrededor del arte trapicheando con lo ajeno, con apodos tan rimbombantes como "comisarios" y otras lindezas, tienen la misma idea que el carnicero de politica y así, terminan todos del mismo modo,carnieceros mercaderes y comisarios,,, enriqueciéndose a costa del que trabaja y sobretodo, CREA, y lo mejor de todo es que además, dan clases!!! ENSEÑAN a crear!!!....jajajaaa

  • #2

    Manuel Busto (jueves, 14 julio 2011 18:41)

    Desde fai tempo o intermediario é o que fagocita do produtor. É o capitalismo que tamén chegou as producións artísticas. O intermediario atende aos ires e vires do mercado e intenta sacar o maior proveito deste feito. Hai especulación e dicir, especulación cultural, políticos, critica, directores de museos, eta.
    So uns poucos (non pode haber moitos xa que se non hai descontrol), os que entran dentro da gran noria dos mercados.
    Se miramos cos ollos dos vip artísticos non haberá novas propostas e continuidade nas producións artísticas.
    Hoxe, coas ferramentas tecnolóxicas e a conectividade global pódese dobrar a esquina e alviscar o horizonte aberto para mostrar a creatividade.
    Esta web túa e un exemplo.
    Saúdos

Obra sobre papel
Publicaciones
Blog de arte
Bitacoras.com