PINTAR MÁS

 

Hablando con el pintor Marcelo Lo Pinto sobre algunos problemas abiertos  alrededor de los lenguajes en las artes plásticas surgió la constante oposición entre las ideas y las emociones y la perspectiva colectiva frente a la íntima en la producción.  Sucede que las redefiniciones en el marco del arte no suelen hacerla los propios artistas. Desde que Marcel Duchamp arrojó su urinario al mercado, un legítimo hecho más cercano a la ira frente al sistema que a un acto creativo, el efecto ha sido el de un bumerán , aquello se convirtió en el modelo a seguir pero con los sentidos adulterados. Propició también este caos de prácticas curatoriales que se reproducen a una velocidad sorprendente en donde nadie sabe ya quien es y las emociones sustanciales para definir la presencia del arte han sido reemplazadas por ideas asépticas. ¿Qué se puede esperar del arte cuando no emociona? ¿reflexionar? no necesitamos el arte para reflexionar, eso es otra cosa. En una de la últimas entrevistas realizadas a Francisco Ayala el escritor defendía la supremacía de la emoción frente a las ideas como conocimiento, decía que las ideas son pasajeras en cambio las emociones siempre están allí. Hay que pintar más.

 

 

Los discursos que anteceden a las prácticas creativas y a los artistas enturbian el arte. Se ha adulterado algo que sigue siendo igual porque la experiencia de la emoción no necesita explicaciones a nadie se le ocurre teorizar para poder amar, amamos sin más. Por eso hay que pintar más.

 

 

La palabra teorizada no puede atrapar la emoción solo describe la parábola de un bumerán. En el arte solo hay una pregunta tanto para el productor como para el espectador: ¿emociona? No es necesario justificar esto con más argumentos más que con los que emergen de la propia intuición. Por eso hay que pintar más y argumentar menos claro que esto amenaza las prácticas curatoriales.

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Perraco (jueves, 09 septiembre 2010 18:41)

    me encanta tu blog, que lo sepassssssss!, una pena el desenfoque de las fotos que ilustran el texto porque se adivinan muy bonitas.
    Creo que NO hay que pintar mas,,,,creo que hay que SOÑAR más!... dejarse llevar por lo meramente vívido, alegre.
    Rememorar el water de marcel duchamp que nos escupió un día de realidad vacia, me hace recordar a la estupidez de Yoko Ono en el Moma de NY intentando hacer algo parecido a una parodia de opereta......poco menos que insultó la inteligencia de los allí presentes. Mi pregunta es, cuál es la diferencia de esta payasada con la de Duchamp?

Obra sobre papel
Publicaciones
Blog de arte
Bitacoras.com